Carrito de compras

Copa menstrual, toallas femeninas de tela, calzones menstruales: testimonios de mujeres convencidas

publicado por Lucile de Castelbajac el
Copa menstrual, toallas femeninas de tela, calzones menstruales: testimonios de mujeres convencidas | Nosotrxs tienda zerowaste en México

Todas "dieron el paso". Para algunas, ya desde muchos años, para otras muy recientemente, estas mexicanas empezaron a utilizar la copa menstrual, las toallas femeninas de tela, los calzones menstruales u otra de estas opciones ecológicas para la menstruación. El deseo de reducir los residuos, de utilizar productos más respetuosos con la salud y el medio ambiente, de mejorar la relación con su cuerpo ... Estas son sus motivaciones. Ellas lo cuentan. 

Alejandra, fan de la Angel cup: "Lamento no haber conocido antes la copa menstrual mexicana"

 “Descubrí la copa menstrual unos años antes de mi menopausia y me hubiera gustado haberla conocido antes. Prefiero el término anglosajón para decir copa menstrual: "copa lunar", que claramente se refiere al vínculo entre el ciclo femenino y el de la luna, ambos de 28 días. 

Antes de eso, desde bastante tiempo había ya parado de utilizar los tampones y las toallas desechables en favor de las toallas femeninas de tela, hechas en México. Ya estaba muy satisfecha con estas, tanto por razones ecológicas como de salud, pero debo decir que la copa menstrual me gusto de una manera particular. Su uso implica una conexión más profunda con mi cuerpo femenino, que durante tantos años se había separado de su sangre que tenía que ser absorbida rápidamente por "protecciones" (para protegernos de qué?). El hecho de meter la mano en mi vagina para recoger en esta pequeña copa flexible y transparente la sangre de mis periodos, para poder verla, para tocarla sin miedo al contacto, me gustó. ¡Esta es mi sangre y no es sucia! Desde el punto de vista práctico, siempre tengo un vaso o termo en mi bolsa que lleno con agua antes de ir al baño para poder limpiar fácilmente mi copa Angelcup después de vaciarla en el inodoro antes de lavarla, antes de volver a colocarla en su lugar.

Realmente aprecio que ahora más mujeres jóvenes se sientan cómodas con sus períodos. Hay un desarrollo positivo en las representaciones socioculturales con respeto a las reglas, lo que se puede ver en la publicidad sobre este tema, que siempre son un buen indicador. "

 

Maria, de 38 años, ha probado y adoptado las toallas femeninas reutilizables: "La prueba se realizó con éxito" 

“Un amigo me enseño las toallas femeninas de tela. Al principio tenía un poco de dudas porque tengo endometriosis y mi flujo puede ser importante. Aun así las probé porque aunque siempre he usado protecciones orgánicas, me molestaba generar tanta basura todos los meses. La prueba se realizó con éxito: sin manchas (puedo llevar esta protección durante todo un día), fácil de lavar, invisible, precio accesible (incluso rápidamente se vuelve más económico que desechable). Hoy tengo 5 toallas sanitarias de tela y es genial para administrar los tiempos de secado (el único inconveniente que veo). Aconsejo a todas las mujeres que las prueben. “

 

Laura, de 35 años, ha probado varias alternativas, "No dudes en probar varias opciones, para combinarlas según tus necesidades"

"Dejé de usar toallas desechables en 2017. No recuerdo muy bien cómo me enteré, pero vivía en Inglaterra en ese momento y era más extendido que en México. Empecé a utilizarlas tanto por razones ecológicas como porque las toallas desechables a veces causan irritación (¡y son caras!). Primero probé la copa, que ya es una gran alternativa, pero al tener períodos muy dolorosos, las limitaciones de inserción y extracción me resultaron incómodas. Sigue siendo una gran alternativa cuando estás en movimiento, ¡Por fin puedo ir a nadar durante mi período sin preocuparme! Luego probé las toallas femeninas de tela. Tuve que probar dos modelos e investigar mucho antes de encontrar la marca que me convenía (absorción, practicidad para lavarlas). ¡Estoy tan feliz con eso y nunca miraría atrás! No es muy difícil logísticamente, una pequeña bolsa impermeable es suficiente cuando estás en movimiento, luego se lava bien y se seca rápidamente. Aconsejaré a las personas que quieran empezar a comprar una primero, para que puedan probar diferentes marcas de toallas femeninas ecológicas. Se necesita un cierto número para cubrir todo el ciclo, por lo que sería una pena invertir antes de realizar la prueba. Por otro lado, una vez satisfecha, la inversión merece la pena y se amortiza muy rápidamente.

Mi última prueba hasta la fecha (durante 3 meses) son los calzones menstruales: ¡son más cómodos y sin estrés que las toallas lavables, especialmente para la noche! Lo que puedo aconsejarte sobre todo es: no dudes en probar varias opciones, para combinarlas según tus necesidades. No tenemos que estar al 100% en la copa, la toalla lavable o la braga menstrual, cada persona puede elegir lo que más le convenga."

En Nosotrxs, te proponemos una copa menstrual de la marca Angelcup, y unas toallas femeninas de tela de diferentes tamaños. Pronto tendremos disponibles a la venta unos calzones menstruales 100% hechos en México. Regístrate a nuestra newsletter para estar enteradx primerx.

Publicación anterior Publicación nueva


1 comentario

  • dxbywsgtbr el

    Muchas gracias. ?Como puedo iniciar sesion?

Dejar un comentario